Curso Intensivo Iniciación al Flamenco: Esther Ponce

Desde Suiza han visitado el Centro de Arte Flamenco Estilizado de Esther Ponce 7 alumnas con 7 nacionalidades diferentes.

En tan solo una hora y media de clase, han podido valorar y comprobar la disciplina que Esther Ponce inculca a sus alumnos aunque sea en un primer contacto con la técnica del flamenco. Borrando para siempre el concepto de que el flamenco es diversión y poco formal.

Esther Ponce: «Estoy orgullosa una vez más de dejar huella en los corazones esta vez de 7 mujeres que venían a probar y que vuelven a su país con una experiencia inolvidable!»

 

Además de la maravillosa experiencia, estas siete mujeres aprendieron:

-El compás por bulerías con sus acentos.

-El compás por tangos flamencos con los contratiempos en golpe y la cadera flamenca la eterna complicada y difícil de realizar y que en concreto 3 de ellas pudieron realizar y sentir correctamente. Una vez más la nacionalidad rusa vuelve a sorprenderme con su gran pasión y flamencura a veces innata.

-El movimiento hacia dentro y hacia fuera de las manos intentando coordinarlo con el braceo hacia fuera y hacia dentro y con la cabeza.

A coger la falda.

-A colocar el plié con los pies para zapatear en linea.

– y el saludo característico, elegante e imprescindible en las clases de Esther Ponce.

 

Marzena Ruszczyki estaba súper metida en el papel de flamenca. Siguió el curso fenomenal y fue ponerle la flor y su copita de vino y a sentir se ha dicho!!!!

 

En la sala «Mi Torito», han aprendido a sentarse en una silla flamenca típica de patio cordobés para dar el compás aprendido durante la clase y con un exquisito vino Rioja gran reserva producto típico español, brindar y sonreír con el buen sentido del humor que caracteriza a esta gran maestra que sin duda ya está dando mucho que hablar en Valencia capital y por donde han pasado en lo que llevamos de curso mas de 30 alumnas locales y 15 extranjeras que sin duda volverán a visitar el Centro de Arte Flamenco Estilizado Esther Ponce.

 

Marina, encantada de ver un abanico pintado a mano típico español, sentada en su silla de patio cordobés

 

 

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *